Sonrisa Gingival

¿Cómo mejorar tu sonrisa?

En la valoración de la armonía facial es preciso incluir la influencia de la sonrisa, que además tiene un papel fundamental en la estética y en la expresión del rostro.

Los labios enmarcan la sonrisa definiendo el área estética, pero existen otros dos componentes en este conjunto que no podemos olvidar: los dientes y la encía (tejido gingival), que deben estar en armonía y equilibrio.

Al sonreír de manera natural y espontánea, el labio superior se eleva, dando lugar a la exposición de los dientes y la encía superior. En el punto de sonrisa máxima, se apreciará la exposición de cierta cantidad de encía a lo largo de toda la arcada dental superior, que cuando sobrepasa los límites normales establecidos se denomina sonrisa gingival. Estos valores normales de exposición de encía son hasta 2-3 mm en el sector anterior y hasta 2 mm en el sector posterior, a nivel de las muelas.

El objetivo del tratamiento es identificar y corregir los diferentes factores que determinan la estética de la sonrisa de cada persona, para devolver al paciente la alegría de sonreír con naturalidad y sin complejos.

¿En qué consiste el tratamiento?

En primer lugar, hay que realizar una adecuada exploración del paciente, valorando las proporciones faciales y el comportamiento de los músculos de la cara en movimiento, para determinar los motivos por los que se produce la sonrisa gingival y en base a eso plantear el tratamiento ideal para cada caso.

Muchas veces suelen coexistir varios cambios anatómicos que generan la sonrisa gingival, por lo que el tratamiento podría requerir varios abordajes.

En caso de que haya un exceso de altura en el hueso maxilar y se quiera un resultado definitivo, lo ideal es plantear la cirugía ortognática.

Cuando coexisten un aumento en la altura del hueso del maxilar junto con un aumento en la fuerza de los músculos que elevan el labio superior y el paciente no quiere realizarse una cirugía, se puede tratar regulando las fuerzas de los músculos que traccionan del labio hacia arriba con la infiltración de ácido hialurónico en unos puntos específicos, disminuyendo su actividad y modulando su contracción, limitando así su elevación y la exposición excesiva de encía.

Cuando nos encontramos con un labio superior corto que no es capaz de cubrir la cantidad de encía suficiente para que èsta no sea expuesta en la sonrisa máxima, se puede alargar el labio con cirugía, valorando la necesidad de una cirugía ortognática o aportando estructura al labio superior con relleno de ácido hialurónico.

¿Qué beneficios se obtienen
con este tratamiento?

  • Una sonrisa natural y armonizada en el contexto de un tratamiento facial global.
  • Disminución de la exposición de encía al sonreír preservando el movimiento del labio superior.
Intervención

45-60 minutos

Anestesia

No requiere

Resultados

Inmediatos

Duración

9-12 meses

Sonrisa Gingival

Indicaciones de interés
para el paciente

Antes y después

Casos clínicos de
pacientes reales

Te llamo

Y te cuento todo sin compromiso
Ir arriba

¿Te llamamos?

Si necesitas ayuda, rellena los siguientes datos y nos pondremos en contacto tan rápido como podamos.