flacidez facial

¿Cómo entender la
flacidez facial?

La flacidez facial es el resultado de la convergencia de múltiples cambios que se van dando progresivamente en el rostro como consecuencia del paso del tiempo. Entender que dichos cambios van ocurriendo simultáneamente y en toda las estructuras del rostro, dará pie a un abordaje personalizado y global en el que se incluyan diferentes modalidades de tratamiento relacionadas entre sí.

Entre los factores responsables de la flacidez facial encontramos:

  • La pérdida del soporte que tienen la piel y la grasa superficial del rostro, como consecuencia de la disminución progresiva de tamaño de los huesos del cráneo y de la grasa profunda de la cara.
  • La disminución en la producción de colágeno y elastina.
  • El efecto de la gravedad.

Estos factores harán que la piel vaya “quedando grande al rostro” y por ende empezará a caer y replegarse formando los surcos y arrugas que la caracterizan.

¿Cómo abordar la Flacidez Facial?

El enfoque del tratamiento de la flacidez facial debe ser individualizado, entendiendo e identificando las diferentes causas que la producen para tratarlas y así obtener un resultado natural, efectivo y duradero en el tiempo.

En primer lugar, lo ideal es realizar una reestructuración facial integral con relleno de ácido hialurónico, para reponer los volúmenes profundos de grasa y hueso que han ido disminuyendo por el paso del tiempo, generando así un efecto de tracción y reposición de la piel y resto de tejidos superficiales del rostro.

Luego, se valorará la persistencia o no de piel laxa y redundante, y en caso de querer mejorar el resultado aún más, se trabajará el rostro con hilos tensores.

Paralelamente, no podemos olvidarnos de la piel. Dependiendo del grado de envejecimiento que ésta tenga, se tratará mediante una hidratación – redensificación o con inductores de colágeno.

¿Qué beneficios se obtienen
con este tratamiento?

  • Mejora gradual y global del aspecto del rostro, con la reposición de los tejidos descolgados y caídos.
  • Un rostro armónico y equilibrado en el que vayas apreciando cambios sutiles que te harán sentir que vuelves a ser tu.
Intervención

40 minutos

Anestesia

No requiere

Resultados

Progresivos

Duración

2-3 veces año

Antes y después

Casos clínicos de
pacientes reales

No busco generar cambios que acerquen la medicina a resultados artificiales ni exagerados, ya que soy una convencida que la belleza está en lo sutil, en lo real y en lo natural.

Victoria.

Te llamo

Y te cuento todo sin compromiso
Ir arriba

¿Te llamamos?

Si necesitas ayuda, rellena los siguientes datos y nos pondremos en contacto tan rápido como podamos.