Traumatología facial

Fracturas Faciales

Las fracturas de los huesos de la cara (nariz, pómulos, frente, mandíbula, maxilar, órbita) se producen como consecuencia de accidentes de moto, coche, agresiones, caídas de bicicleta, patinetes y deportes de alto impacto, entre otros y deben ser tratadas y resueltas para restaurar la función, estética facial y evitar secuelas.

¿En qué consiste el tratamiento?

En primer lugar, se requiere de una exploración física completa por un especialista y la realización de pruebas de imagen específicas (radiografías y tomografía computarizada) para la visualización de las fracturas y la planificación del tratamiento.

Es fundamental considerar las alteraciones en las piezas dentales y la oclusión, al igual que problemas en la articulación temporomandibular y de partes blandas de la cara.

La cirugía se realiza mediante abordajes específicos, realizados en su mayoría, por dentro de la boca, para evitar cicatrices externas, salvo en casos donde existan heridas faciales que sirvan de entrada al foco de fractura.

El tratamiento de las secuelas va enfocado en mejorar alteraciones estéticas como hundimientos, asimetrías, falta de proyección adecuada, déficit en las partes blandas, cicatrices con hundimientos e irregularidades, o funcionales como persistencia de visión doble, problemas en las articulaciones temporomandibulares, oclusiones dentales no estables, persistencia de movilidad de fragmentos del trazo de fractura, infecciones, etc.

¿Qué beneficios se obtienen
con este tratamiento?

  • Corregir y reparar las fracturas y heridas faciales.
  • Restablecer la estética y funcionalidad facial.
Traumatología facial

Indicaciones de interés
para el paciente

Antes y después

Casos clínicos de
pacientes reales

Otros tratamientos

Tratamientos complementarios

Te llamo

Y te cuento todo sin compromiso
Ir arriba

¿Te llamamos?

Si necesitas ayuda, rellena los siguientes datos y nos pondremos en contacto tan rápido como podamos.