redensificación de la piel ácido hialurónico

Redensificación de la piel: qué es y cómo te puede ayudar

Aproximadamente a los 30 años de edad, la calidad de la piel comienza a disminuir por la pérdida progresiva de colágeno, elastina y ácido hialurónico. Para prevenir y tratar esos cambios, hay que aportar a la piel el nivel óptimo de ácido hialurónico y la redensificación de la piel es un tratamiento muy adecuado, para devolver al rostro su aspecto saludable.

¿En qué consiste la redensificación de la piel?

La Redensificación de la piel es un tratamiento que se realiza con ácido hialurónico no reticulado, es decir, que no aporta volumen al rostro, pero sí corrige y previene el envejecimiento cutáneo, ya que reestructura y regenera la piel, atenúa arrugas, proporciona mayor firmeza y elasticidad, y además tiene efecto antioxidante que permite prevenir el fotoenvejecimiento.

El tratamiento de redensificación de la piel además de aportar ácido hialurónico no reticulado y de alto peso molecular, está formulado con un complejo dermo-reestructurante a base de aminoácidos, antioxidantes, minerales y vitaminas.

La aplicación se realiza mediante micro inyecciones o infiltraciones en abanico con una cánula muy fina, distribuyéndolo a lo largo de toda la piel del rostro o según la zona a tratar. La inflamación que genera es mínima y los pinchazos son prácticamente imperceptibles a los pocos minutos, lo que permite mayor flexibilidad, al no interferir en la vida cotidiana como ocurre con otros tratamientos.

Para que los resultados sean realmente favorecedores, se recomienda un total de 3 sesiones, con intervalos de tres semanas entre una y otra, y una sesión de refuerzo cada 4 a 6 meses dependiendo de la persona.

¿Qué resultados puedo esperar?

A corto y medio plazo se puede apreciar de manera visible y duradera una hidratación profunda, mejora de la calidad cutánea, mayor luminosidad, mejora de la elasticidad y firmeza, más turgencia y engrosamiento de la piel.

¿En qué casos está indicado?

La redensificación está indicada para tratar la piel del rostro, incluyendo frente, mejillas, párpados, cuello, escote y dorso de las manos. Es un tratamiento que se puede realizar en pieles jóvenes o más maduras, por lo se puede emplear para prevenir o corregir los signos de envejecimiento.

Es el complemento ideal para otros tratamientos de medicina estética como infiltración de toxina botulínica o rellenos de ácido hialurónico.

Si deseas más información o deseas pedir una cita conmigo, puedes hacerlo desde este enlace.

¿Es lo mismo la Hidratación que la redensificación?

No son lo mismo, aunque ambos tratamientos son beneficiosos para la piel, la diferencia radica en que la hidratación involucra únicamente el aporte del agua y nutrientes a la piel, mientras que la redensificación aporta un compuesto formado por un ácido hialurónico no reticulado con un complejo dermo-reestructurante a base de aminoácidos, antioxidantes, minerales y vitaminas, que consigue una hidratación profunda y una mejora evidente en la elasticidad, textura, densidad y luminosidad de la piel.

¿Cuáles son las diferencias entre la Vitaminas y la redensificación de la piel?

Mientras que las vitaminas aportan vitalidad, jugosidad y elasticidad a la piel, la redensificación de la piel, gracias a su complejo dermorestructurante de 14 nutrientes, corrige y previene el envejecimiento cutáneo que activa las funciones de las células de la piel proporcionando una mejora en textura, luminosidad, elasticidad e hidratación.

¿Existe alguna contraindicación para la realización de este tratamiento?

Sí, debe de evitarse su realización en periodos de embarazo y lactancia y ante la presencia de algún proceso de infección cutánea en los puntos de infiltración.

¿Cuáles son las recomendaciones tras la realización del tratamiento?

Tras la realización de un tratamiento de redensificación de la piel, se recomienda:

  • No manipular ni masajear la zona infiltrada hasta el día siguiente.
  • El mismo día es importante limpiar el rostro con cara con agua y jabón y aplicar crema hidratante.
  • Evitar el uso de Retinol u otros ácidos durante 48-72 horas.
  • Si presentas algún hematoma, se puede usar corrector a partir del día siguiente al tratamiento.
  • Usar protección solar facial a diario.
Ir arriba